Febrero de 1984: Israel pide extradición de Walter Rauff.

Hace 38 años – en 1984 –  la sociedad chilena vivía un febrero menos caluroso que el actual. En los medios de comunicación se publicaba una nota con la solicitud del entonces Embajador de Israel en Chile, señor David Ephrati,  en que pedía la extradición del criminal nazi Walter Rauff.

Hermann Julius Walter Rauff, ex coronel de las SS que inventó las cámaras de gas ambulantes, conocidas como los camiones de la muerte, en las que fueron ejecutados más de 200.000 judío, llegó a ser el número tres de las SS durante el conflicto y era el criminal de guerra nazi más importante del continente, avecindado en Chile por décadas. 

Una vez terminada la guerra Rauff fue tomado prisionero por los británicos en Milán en 1945, consiguió escapar en 1946 con la ayuda de un sacerdote católico, que lo escondió durante 18 meses en conventos controlados por el Vaticano, según manifestó posteriormente  el propio Rauff.  Luego, viajó con su familia a Siria, en  Damasco incluso organizó a una parte de la policía. En 1949 viaja a  Ecuador, país en el que vivió por nueve años como hombre de negocios. En 1958 se instala en Chile, en la austral Punta Arenas. 

Durante todos esos años, los Gobiernos de Israel, Francia y Alemania Occidental pidieron repetidas veces la extradición de Rauff, sin éxito. La primera de estas demandas fue cursada  en  1961, en la que el Gobierno de la República Federal de Alemania (RFA) demandaba su extradición para juzgarlo por sus crímenes de guerra. Detenido en diciembre de 1962 por la policía chilena, estuvo preso varios meses en Santiago, sin embargo, los tribunales dictaminaron que los crímenes de Rauff habían prescrito según las leyes chilenas, y fue liberado. 

En febrero de 1983, los cazadores de nazis Simón Wiesenthal y Serge Klarsfeld iniciaron gestiones para lograr su expulsión, también  Washington, Londres, París, Jerusalén y Bonn, así como el Parlamento Europeo solicitaron, una y otra vez, al jefe de gobierno de la época,  Augusto Pinochet, que lo expulsara para juzgarlo en la RFA, pero la decisión de la dictadura chilena fue mantener a Rauff a salvo de un juicio. De acuerdo a los archivos desclasificados de la CIA, Rauff había colaborado con el régimen, apoyando logísticamente a la DINA. 

Walter Rauff murió en su casa en Santiago en la mañana del 14 de mayo de 1984, cuando estaba a punto de cumplir los 78 años de edad.

“El caso Rauff está cerrado. Dios ha juzgado”, dijo en ese entonces un portavoz de la Embajada israelí en Santiago, al saber la noticia.

Fotografía:

“Cancillería recibió solicitud de Israel para expulsión de Rauff”
Fecha(s) 1984-02-17 (Creación)
Código de referencia CL AJ CEJ-AJP-06
En catálogo del Archivo Judío de Chile.

Share

Blog

Tags of this Article

Related Articles

Explore more Articles in our Blog:

Return to Articles