¡Gracias Lore Hepner y Familia Hepner Halberstam!

Cuando el 10 de noviembre de 1938 los “camisas pardas” entraron al departamento de la familia Hepner Halberstam, todo su mundo se derrumbó: el padre, Heinrich Hepner, un abogado de la corte de apelaciones de Berlín, fue detenido y llevado al campo de concentración de Sachsenhausen, y la madre, Kaethe Halberstam, se transformó en el soporte del hogar, luchando incansablemente por la libertad de su marido y el bienestar de sus hijos. Una vez liberado Heinrich, envían por seguridad a los niños – Klaus, Ernesto y Lore –  en un transporte infantil hasta Holanda, allí se unirían a un campamento con otros 40 niñas y niños; de ese grupo solo los niños Hepner Halberstam sobrevivieron.

En mayo de 1939 la familia logra reunirse y viajan hasta Liverpool, Inglaterra, donde se embarcan en el barco “Orduña”, con destino a La Habana, Cuba; pero al llegar al destino, el gobierno cubano les prohíbe el ingreso a la familia Hepner y a los otros 75 pasajeros del barco: las visas que poseían, entregadas por el consulado, eran falsas.  

El grupo debía regresar a Europa, pero la posibilidad de volver al viejo continente generó pánico en los pasajeros, que preferían morir antes que regresar a Alemania. A la deriva – viejos, enfermos, niños, niñas, mujeres, hombres – logran permiso para desembarcar en Panamá de manera provisoria. Gracias a la gestión del diplomático chileno José Ramón Gutiérrez, a quien conocieron en el barco, la familia Hepner consiguió visa para Chile, país del que ni siquiera habían escuchado. Había pasado mucho tiempo desde que salieron de Alemania, cuando al fin recalaron en el puerto de Valparaíso. 

Esta semana Lore Hepner Halberstam – que es nuestra querida traductora – donó al Archivo judío de Chile un testigo mudo de toda la travesía: Una maleta que fue parte del equipaje de la familia en este viaje, y otros documentos, que dan cuenta de la vida de esos tiempos, de la política antisemita de persecución y eliminación del pueblo judío en la Alemania nazi y de la solidaridad del pueblo chileno. 

Esta maleta, llena de aventuras, dolor y esperanza, es parte desde hoy de nuestro catálogo. ¡Gracias Lore Hepner y Familia Hepner Halberstam por mantener vivo este viaje en nuestro Archivo y en nuestros corazones!

 

Share

Blog

Tags of this Article

Related Articles

Explore more Articles in our Blog:

Return to Articles